Es así que técnicas como la banda gástrica y la manga gástrica encontraron su lugar en el tratamiento de la obesidad mórbida, la posibilidad de restringir el volumen de comida que un paciente necesita para satisfacerse impacta de manera directa en su pérdida de peso, considerando que esta reducción limita al 15 o 20% la capacidad normal de un estómago adulto; ambas son buenas técnicas con una limitante: el costo de la banda y el costo de los instrumentos de sellado y corte (grapeos) en el caso de la manga gástrica; es así que a pesar de los buenos resultados de estos procedimientos, ha sido necesario encontrar algo que funcionara bien y que estuviera al alcance de mas personas, considerando que en la actualidad la obesidad afecta a una gran cantidad de personas de recursos económicos limitados.

Así entre el año 2005 y 2007 dos grupos quirúrgicos en Colombia y en Medio Oriente proponen una cirugía donde la reducción del estómago consistía en doblarlo de cierta forma que se pueda disminuir su capacidad máxima tanto como en la manga gástrica pero sin tenerlo que cortar o colocarle una prótesis y con ello reducir costos y riesgos relacionados con estas acciones; es publicada con bajo el término “Gastroplicatura o Surset Gástrico”.

A partir de entonces Miles de pacientes han sido sometidos a esta innovadora técnica quirúrgica que si bien representa cierta dificultad técnica que demanda una gran habilidad y recursos del cirujano, permite reducir riesgos y costos en mas de un 50% si se compara con cualquier otra cirugía realizada con el mismo propósito, hoy por hoy el grupo de cirugía bariátrica de Nayarit cuenta con una de las más elevadas experiencias en este método al presentar más de 300 casos exitosos operados por cirugía de mínima invasión o laparoscopía.

Nosotros preparamos a nuestros pacientes con un cuidadoso protocolo que incluye estudios de laboratorio, valoración cardiológica (en ciertos casos), perfil hormonal, valoración nutricional y dieta preoperatoria, valoración y preparación psicológica, utilizamos medidas de prevención para infecciones y complicaciones vasculares de rutina en todos nuestros pacientes, nos apoyamos en Cardiólogos, Médicos Internistas, Neumólogos y Endocrinólogos cuando esto es necesario, contamos con Anestesiólogos con amplia experiencia en pacientes obesos, Seleccionamos hospitales certificados y con instalaciones apropiadas para nuestros pacientes y cuidamos cada detalle durante la cirugía; todo con un solo propósito: Garantizar a nuestros pacientes un buen resultado y una buena evolución posoperatoria, gracias a estas precauciones, y a pesar de su natural riesgo elevado por su sobrepeso, nuestra incidencia de complicaciones es menor al 2% y ninguna de ellas ha sido de gravedad.

Utilizando tecnología de punta abordamos a nuestros pacientes por dos o tres pequeñas heridas de menos de 1 cm en su abdomen, liberamos al estómago de sus adherencias y cuidadosamente lo doblamos siguiendo su eje axial (a lo largo) y manteniendo esa forma con suturas no absorbibles, este plano de sutura se refuerza con un segundo plano que garantiza la distribución de la presión a todo lo largo del estómago; al final parte del estómago queda doblado en el interior del mismo “rellenándolo” lo limita la capacidad del órgano, después de una cirugía como esta, la capacidad máxima es de 100 a 250 ml, el equivalente a medio sándwich o una quesadilla.

Realizamos de forma rutinaria una endoscopia a nuestros pacientes con lo que hemos podido comprobar que no hay afectación en la circulación del estómago doblado, no tiende a formar úlceras ni a acumular alimentos.

En conclusión, la gastroplicatura es un procedimiento sencillo, seguro y eficiente en el tratamiento de la obesidad mórbida siempre y cuando sea realizada por un equipo quirúrgico calificado.

Telefono         3331090761